LA CATA Y EL CONTROL ANALÍTICO

Un experto equipo de catadores oficiales, someten nuestros aceites a una cata exhaustiva para determinar las características organolépticas antes de ser envasados. Estas características organolépticas y la baja acidez nos informan de un aceite de altísima calidad, con el consiguiente resultado al ser calificado como Calidad Máxima, de acuerdo con el Panel de Cata Oficial, con la puntuación mínima de 8.0.

Precisamente por eso, como se trata de un zumo 100 % natural, este aceite tras una decantación natural, deja de estar en “rama” (sin filtrar) y se filtra para evitar restos flotantes de partículas del fruto las cuales terminan alterando la calidad y aportando acidez mientras fermentan. Además de los paneles de cata a los que sometemos nuestros aceites antes de ser embotellados, así mismo, también participan en numerosas catas y eventos de testing a nivel internacional, obteniendo el respaldo y el reconocimiento de diferentes organismos, premios de prestigio, tanto en ferias o concursos .

Este primer aceite se vuelve a someter a una analítica, seleccionando así las prensadas de mayor calidad, para destinarlas a la cata de nuestros catadores del panel oficial, que según la puntuación que obtenga decidirán si será o no embotellado con nuestra prestigiosa marca Caroliva.  Para Caroliva , al ser un coupage, se han utilizado en la molturación tres diferentes variedades del árbol (HOJIBLANCA, PICUAL Y ARBEQUINA), cuyas proporciones en su mezcla son el mejor secreto guardado por nuestra empresa.