CERRAMOS EL CICLO DE PRODUCTO DE PRINCIPIO A FIN

INFRAESTRUCTURAS, CULTIVO PROPIO

Cerramos al completo el ciclo del aceite de oliva virgen extra desde su producción de aceitunas de diferentes variedades como son la picual, arbequina, hojiblanca, cornicabra y lechín en nuestros propias fincas destinadas al cultivo de olivos centenarios distribuidos por varias comarcas de Jaén, pasando por la fabricación en nuestra almazara y obteniendo a baja temperatura (molturación en frio) mediante un sistema de extracción continua los zumos vírgenes y frutados de las aceitunas recolectadas al vuelo, que resultan en aceites vírgenes extra de alta calidad con densas texturas y ricos aromas frutados a hierba fresca, frutos secos, tomate, entre otros…

Cuidado del terreno y del olivo durante todo el año. Estas labores entre otras contemplan la corta, hacer suelos, riego, etc…
Recolección cuidadosa y diferenciando el fruto, seleccionando previamente y bajo analítica previa, el que nos va a dar mayor calidad. Recolección “al vuelo”, es decir sólo del árbol, evitando así el fruto caído al suelo que ya esta fermentando y adquiere la acidez que no necesitamos. Estos sistemas de recolección utilizan la última maquinaria que permiten recolectar mas rápida y eficazmente el fruto, cuidando el olivo para sucesivas campañas y acortando el tiempo desde su recolección hasta su molturación en fábrica, ganando también así en calidad puesto que el fruto no se oxida.

ENVASADO

Una vez se ha decidido que muestras y depósitos guardan el aceite de mayor puntuación, procedemos a envasarlo con el novedoso sistema de envasado al vacío en vidrio utilizando nitrógeno, el cual mantiene el aceite envasado inalterable ya que no contiene oxígeno que pueda oxidarlo, manteniendo así las características intactas hasta el momento en el que el consumidor abre la botella. La botella de vidrio “mosso verde” hecha de las mejores tierras, permite al producto mantenerse fuera de una alteración lumínica y a su vez que el consumidor pueda valorar el color y densidad del aceite. El etiquetado se realiza con etiquetas antigrasa que según los estándares de calidad más rigurosos, con información nutricional, textos en varios idiomas, fecha de consumo preferente y lote por termo impresión, variada información y por supuesto, la numeración de cada botella según el lote de la cosecha seleccionada.

ALMAZARA Y FÁBRICA

Una vez se transporta el fruto a la almazara, es ahí donde rápidamente empieza el proceso de trituración y batido a baja temperatura de la misma, convirtiendo en una masa homogénea que bajo sistema de prensado o sistema continuo, darán un aceite de envidiables características. Precisamente por eso, como se trata de un zumo 100 % natural, este aceite tras una decantación natural, deja de estar en “rama” (sin filtrar) y se filtra para evitar restos flotantes de partículas del fruto las cuales terminan alterando la calidad y aportando acidez mientras fermentan